Post mas visitados

Posted by : Francine Bava sábado

Una serie de estudios apoyan el hecho de que la relación entre comportamiento y salud en la vejez es significativa sobre todo en lo que se refiere al uso del tabaco, alcohol, horas de sueño y obesidad. Unas redes de apoyo social limitado, la falta de ejercicio o actividad física, una percepción de insatisfacción con la vida, la vida sedentaria. También la auto percepción de enfermedad debido a la presencia de enfermedades con síntomas crónicos. Todo esto favorece la hospitalización y que la percepción de calidad de vida disminuya.


Tres aspectos relevantes que apoyan la hipótesis seria: consumo de tabaco, consumo de alcohol, falta de actividad física.

1.- CONSUMO DE TABACO

Fumar es uno de los factores de riesgo más importantes en enfermedades cardiovasculares, neoplasias, respiratorias, su evidencia científica es tan amplia que la recomendación de dejar de fumar en las personas mayores es indispensable para evitar una muerte prematura o la disminución de la calidad de vida como ocurre en la patología obstructiva crónica, donde el anciano que tiene la capacidad pulmonar disminuida, es habitual en ingresos hospitalarios y su vida depende de aparatos que le ayuden a la ventilación.

Esiten estudios que aportan evidencia de que dejar de fumar, mejora la capacidad pulmonar, reduce el riesgo de cáncer de pulmon y de patologías coronarias, además de reducir las complicaciones por neumonía o gripe.

2.-CONSUMO DE ALCOHOL

El abuso del alcohol, es el causante de gran variedad de enfermedades hepáticas, gastrointestinales, neurológicas. La dependencia del alcohol, en las personas mayores causa alteraciones del comportamiento que puede llegar a causarle lesiones traumáticas, también tienen el mayor riesgo de suicidio, en el periodo de deprivacion.

La bebida moderada se dice que es un factor protector, pero estamos hablando de cantidades pequeñas que pueden favorecer menor tasa de mortalidad cardiovascular.

El cambio de hábitos es favorecedor de menor riesgo de alteraciones neurológicas, el aumento de aporte en frutas, fibra, evitando el aporte calórico del alcohol, ayuda a controlar patologías como la diabetes o hipertensión.

3.-EJERCICIO FISICO

El mantenimiento de una vida activa ya sea favoreciendo el ejercicio continuado o reglado, o la realización de actividades de la rutina diaria que requieren que la persona se mantenga activa, como la jardinería, el bricolaje, los paseos diarios, los juegos en grupo de mayores que además de favorecer la actividad, son un flujo de intercambio de apoyo social.

Tener una vida activa dentro de las posibilidades de la persona anciana es fruto de salud y percepción de calidad de vida mayor, la sensación de bienestar aumenta, en contraste con una vida inactiva donde la sensación de inutilidad, lleva al anciano a considerar que tiene peor estado de salud.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © 2013 El cajon de las luces - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -